Guionista graduada de INCINE participa en el festival FEMCINE


Diana Arce, graduada de Incine, acaba de participar en el en Festival de Cine de Mujeres durante el mes de marzo con el guion del proyecto “La noche de los giles.” De entre más de 80 postulantes seleccionaron únicamente 6 guiones, entre estos el de Diana. La productora del proyecto, María José Zapata, graduada de INCINE, dice que “tienen convicción de que la película llegue a buen puerto y que logren recaudar fondos nacionales e internacionales para su rodaje.”


“La noche de los giles” está situado en la ciudad de Cuenca. “La dueña de La Casa de las Palomas acaba de morir a causa de un ataque de risa provocado al contar un chiste propio. Su hija, Consuelo, una mujer de 50 años, debe lidiar con el funeral y los inquilinos de la antigua casa colonial: los Saa, una familia con hijas gemelas con depresión; Ramón, Juan, un locutor de radio homosexual de closet y Johnny, su hijo, un chico que ha decidido tomarse un año sabático; la solterona Encarnación y su inoportuna veterana madre, Mamá Chocha. Por último, Rigoberto, un abogado tradicional apegado al dinero. La única hija de Consuelo, Francisca, una flamante graduada en interpretación musical de la capital, regresa a provincia para el funeral y decide mudarse a la casona hasta encontrar dinero suficiente para seguir con sus planes. Consuelo espera que Francisca se quede permanentemente para cumplir con su rol femenino, cuidándola hasta el lecho de muerte, al igual que han hecho todas las mujeres sin esposo en su familia. Francisca desafía este rol impuesto, sueña con interpretar música en alguna ciudad europea. En medio del conflicto desatado por la nueva convivencia, Consuelo descubre que su difunta madre le ha heredado una suma millonaria de sucres, pero decide ocultar la noticia de Francisca para obligarla a quedarse a su lado. Benigno, el hermano ausente de Consuelo regresa del extranjero para reclamar su herencia. Al descubrir que no heredó nada confabula un complot con el inquilino abogado para juntos robar el dinero. La noche del robo una noticia falsa de terremoto desata la histeria colectiva en todos los moradores de Cuenca, incluyendo los habitantes de La Casa de las Palomas. Consuelo se verá obligada a enfrentarse sola al caos de la ciudad con todo su dinero guardado en una maleta o confesar su secreto a su hija Francisca.



Conversamos con Diana sobre el proyecto “La noche de los giles” y el proceso de escritura de guion.


¿Cuál es la motivación para escribir el guion de La noche de los giles?


Diana: El impulso inicial para escribir este guion viene del hogar, de la ciudad natal, de las madres. Cuando me mudé a la capital por estudios, al igual que Cuenca, mi madre siempre estuvo para mí, a pesar de todo, sigilosamente esperándome. Ahora en mi adultez, en medio del caos de una pandemia y el encierro, que empujaron a una convivencia intensa con mi madre, puedo decir que me he reconciliado con ella y con mi ciudad sin pretensiones y ha nacido una historia.


En estas circunstancias excepcionales, he investigado en la tradición oral de los sucesos conocidos en Cuenca como “La Noche De Los Giles”, cuando una noticia falsa de terremoto desató un evento de histeria colectiva en mi ciudad. Me pareció necesario plantear un guion de ficción, con el mismo nombre en clave de comedia pues es el arte de desengañar o desenmascarar nuestra personalidad, la sociedad en la que vivimos, nuestra ideología, la mentira y los esquemas comunicativos.


¿Qué crecimiento hubo en el guion tras participar en el FEMCINE?


Diana: El FEMCINE es algo que mi guion necesitaba, puesto que, el 97% de los personajes de mi guion son mujeres. La asesora de guion de FEMCINE fue Celina Murga, directora y guionista argentina y la sesión fue sostenida por chicas guionistas de Latinoamérica. Celina alentó a que el proyecto encuentre su voz, paisajes que pueden ser múltiples, teniendo en cuenta que, el cine tiene determinadas formas más o menos universales pero la riqueza y el potencial tiene que ver con imprimir a esa universalidad con una huella propia.


En FEMCINE descubrí la facilidad que tienen los personajes femeninos de convertirse en “Víctimas de la guerrera”. Yo necesito iluminar la vulnerabilidad con sus aspectos positivos. El feminismo, en términos de un movimiento social, tiene sentido ese lugar del avance, de la fuerza, de lo imparable, de lo épico, pero si lo pensamos desde una escala más humana, es necesario que haya matices, ir en contra de lo unívoco porque hay algo de la épica feminista, de la necesidad de la contundencia del discurso feminista que a veces puede, en términos artísticos, estéticos y cinematográficos en ese sentido volverse algo unívoco.


Entonces como tarea me queda en preguntarme ¿Cómo encontrar que sea un prisma, algo que tenga distintas caras, no sólo una?


¿Cuáles son los siguientes pasos para el guion?


Diana: El proyecto se encuentra en la etapa de desarrollo. Buscamos un espacio de revisión de guion para llegar a una versión final y al mismo tiempo espacios más relacionados en cara a la producción.


¿cuál es tu proceso de escritura o qué recomendaciones tiene para las y los guionistas principiantes?


Diana: Como guionista, me encanta complicarme, entonces mi proceso es escribir el guion completo, dialogado con la estructura en mi cabeza, pensando en la edición, sin pensar en la producción, que fluya como si tuviera todo el dinero del mundo para hacerlo. Luego de esto, lo paso a una escaleta, a post its en mi pared para poder verlo desde afuera a colores. En ese punto, escribo el argumento sin diálogos para encontrar todas las fallas y corregir en el guion. Mi recomendación es: si a un guionista principiante le encanta complicarse entonces debería escriba sin parar. Y si no le gusta complicarse, debería empezar en orden: elegir los personajes principales, secundarios, hacer un argumento, un tratamiento, una escaleta y luego guionar. El guion se basa en las contradicciones, las contradicciones vienen de las vacilaciones, las vacilaciones vienen de las distancias que uno ha tomado mucho tiempo atrás.

Para escribir no importa el hecho en sí si no la repercusión del hecho en mí. No es lo que la vida me da si no lo que yo hago con eso. Yo me hago a mí misma y de la misma forma me planteo el hecho de escribir. Sin capacidad de riesgo, sin desafío me cuesta escribir.


Agradecemos a Diana, por compartir su experiencia en este espacio y esperamos con ansias ver “La noche de los giles” en pantalla grande.