“El espectador quiere saber porque Cárcel de Colores está en blanco y negro”: Camila Arroyo comenta el éxito del cortometraje que produjo

“El espectador quiere saber porque Cárcel de Colores está en blanco y negro”:  Camila Arroyo comenta el éxito del cortometraje que produjo

Cárcel de Colores, el corto dirigido por Daniel Reascos y producido por Camila Arroyo, acaba de obtener un nuevo reconocimiento: el 16th International Student Film and Video Festival, de la Academia de Cine de Beijing, lo ha seleccionado para la muestra oficial que ingresa al concurso de cortometrajes a nivel mundial. Este reconocimiento permitirá a Daniel Reascos viajar a China y representar a Ecuador en este prestigioso festival. (Mira la noticia de premio a mejor cortometraje Carcel de Colores en CIBA-CILET aquí)

Para conocer más sobre este trabajo y sobre el equipo que tuvo a cargo su realización, conversamos con Camila Arroyo respecto a sus perspectivas como productora, un oficio clave de la cinematografía. Al respecto, ella explica que: “Mi oficio favorito en el cine, desde que lo descubrí, ha sido la producción, oficio que descubrí gracias a un taller en el que me eligieron como productora; desde ese momento supe cuál sería mi camino durante el resto de mi carrera cinematográfica.”

Tras cámara de “Ilussia”.

Tras cámara de “Ilussia”.

Durante sus estudios de Realización y Actuación en INCINE, se desempeñó como productora de los cortometrajes: “Entre Sostenes” de Nicolás Velasco, “Amantes” de Esteban Cisneros, “Acuerdos” de Gabriela Córdova, “Game Over” de María Teresa Arias, “Epitafio” de Fabricio Ramírez, “Ilussia” de Daniel Reascos; finalmente, para su trabajo de titulación, lo hizo en “Cárcel de Colores”.

Producir este trabajo fue un desafío, como lo fueron sus anteriores experiencias; el mayo reto tuvo que ver con “el estrés constante de las locaciones, debido a que teníamos varias y a última hora siempre pasaba algo, pero de igual manera se hallaba la solución. La ayuda más grande que obtuve fue del profesor Juan Carlos Camacho, ya que él transmite armonía y eso se necesitaba en medio de cualquier ola de estrés durante el rodaje,” cuenta Camila.

Tras cámaras del rodaje de “Ilussia”, en una de las complejas locaciones del trabajo.

Tras cámaras del rodaje de “Ilussia”, en una de las complejas locaciones del trabajo.

Acerca del éxito alcanzado por Cárcel de Colores, la productora indica que esta obra “tiene éxito porque la gente ya no está acostumbrada a ver cine en blanco y negro, y mucho menos sin diálogos (esto llama la atención del espectador); por lo mismo que continúa viendo el cortometraje para descubrir la razón de la ausencia del color y diálogo; finalmente el espectador comprende el mensaje y, a la vez, la sinergia de las herramientas cinematográficas para la construcción del mismo.”

Fotograma de “Epitafio”, uno de los cortos producidos por Camila Arroyo.

Fotograma de “Epitafio”, uno de los cortos producidos por Camila Arroyo.

Luego de su graduación puso en pausa su vida, dice, pero pronto volverá a la acción con su viaje a Bélgica, en donde realizará una pasantía en el Instituto Superior de Artes, INSAS, gracias a la beca otorgada por INCINE a los mejores egresados de cada promoción. “Espero nutrirme y aprender mucho del país, de su cultura, su gente y, sobre todo, su cine. De igual manera, espero representar de la mejor manera posible a nuestro país que cada vez crece más y más en el ámbito cinematográfico”, señala Camila mientras produce los últimos asuntos antes de partir a Europa.

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *